Historia

 

 

             Hola, soy Angeles Valentin Gutierrez, nacida en Madrid por lo que me considero gata, aunque como dicen se es gato cuando dos generaciones han nacido en Madrid, por cierto que lo de llamar gatos a los madrileños viene de un hecho histórico muy interesante...…. pero no viene al caso en este momento.


             Esta que voy a contar es otra historia, la gran aventura del cambio, sin lugar a dudas ha sido un gran salto. Teníamos un buen trabajo, Manolo mi marido comenzó a trabajar en una empresa de demoliciones cuando salió de la mili, por lo tanto llevaba trabajando en la empresa mas de 27 años, empezó de albañil y cuando tomamos la decisión ya era jefe de mantenimiento de maquinaria pesada. Yo comencé a trabajar de guardesa en la finca de los jefes, hasta que me pusieron de auxiliar administrativo en control, donde daba de alta la matricula y datos de los camiones que entraban o sacaban material, de reciclado de hormigón en fin yo estuve en la empresa mas de 17 años.


           Quizás no tendríamos que haber tomado esa decisión, siempre digo que fue un día tonto, teníamos todo lo que queríamos, un buen sueldo en definitiva teníamos una buena vida, salíamos los fines de semana...pero no nos sentíamos como queríamos, era como esperar la jubilación y luego ¿que? sentarnos en un sofá a ver la vida pasar, pasear por el parque, ¡no! eso no era para nosotros queríamos algo diferente.


             No se si fue un error, el día del cumpleaños de mi marido quise darle el mejor regalo, algo que el deseaba desde niño. ¡¡un burro!! si así es señores/as le regale a mi marido un burro al que llamamos Capitán, no fue difícil encontrarlo aun existen los tratantes de burros el caso es que Capitán, estaba en un descampado a las afueras de Arganda del rey sin comida ni agua atado a un poste, tengo que decir que yo no lo vi pero me fie de la palabra del tratante, además cuando nos lo trajeron a la finca estaba muy delgado y parecía muy triste. Cuando Manolo y Capitán se vieron por primera vez fue muy emotivo, Capitán comenzó a rebuznar y a mover la cabeza de arriba abajo, después se dejo abrazar por Manolo. Le hizo una cuadra para que se sintiera bien, se quedaba con el mientras comía, cuando salía de trabajar ya no había otra cosa que no fuese Capitán, aun así le parecía poco y decidió hacer un gallinero, compramos 8 gallinas y un gallo, diré que el gallo me cogió tal manía que cada vez que entraba a echarles el agua y la comida me atacaba con el espolón que era enorme, yo creo que estaba enfadado por que le puse de nombre Daniel ¡¡ja, ja.!! las gallinas también tenían nombre, paquita, lucí, la colora, revenía, cotilla, la blanca, cansina, y la guarra, esta ultima se lo puso mi hermana Luci porque siempre le cagaba las zapatillas bueno pues aquí no queda la cosa.


                 Conocimos a Carmen la veterinaria que venia a ver a Capitán, y que casualidad que nos conto que su madre tenia un rebaño de cabras, por alguna puñeteraaa razón Manolo quiso ir a verlas y decidió comprar una cabra y un macho, ¡¡ aleé mas jodienda !! cuando llegaron a la finca ya les puso nombre, Carmen y Felipe les hizo un corral, todo era muy bonito y la verdad es que no parábamos, y nos gustaba cuidar de ellos  verlos, nos pasábamos ratos mirando los animales como tontos, aquí no acaba la cosa, un sábado por la mañana fuimos a comprar como siempre la comida de las cabritas, y del burro, y de las gallinas y ¡¡ valla por diossss!! tenían patitosss, nuevamente mi querido y amado marido compro 5 patos, como no sabíamos si eran machos o hembras les pusimos nombre de pato... ¡¡ pato, pito, poto, peto, y paquito que era el mas grande!!, Manolo les construyo un lago detrás de la cuadra.


             Yo pensaba que ya era suficiente, ¡¡pero eso era lo que yo pensaba claroooo!! una mañana cuando fuimos a dar de comer a Carmen y Felipe nos encontramos un nuevo cabrito, Carmen había parido durante la noche y le pusimos de nombre Nuria en honor a mi nuera ¡¡ja,ja,ja!! La novia de mi hijo Daniel se lo tomo muy bien además es una chica con mucho sentido del humor, y yo la quiero mucho aunque ella a mi no tanto, por lo que la llamo la aprecia, porque ella no me quiere peroo,,, si me aprecia.
Parecía que todo ya estaba bien, cogimos el ritmo a todo y nos repartíamos bien el trabajo, el único que iba a su bola era Capitán, que no quería quedarse solo y en mas de una ocasión metía la cabeza por la ventana de casa y rebuznaba, con tanta fuerza que cualquier día me daba un infarto, le gustaba quitarme la ropa que tenia tendida en los tendederos, y la escondía en la cuadra, teníamos a la gorda, una perra garavita con la que Capitán jugaba mucho corriendo alrededor de la finca.


           Lo cierto es que una tarde que hicimos barbacoa en el jardín y note a mi amoreee muy tristón mirando los paseos que daba Capitán, supe lo que quería, Capitán no tenia pareja. ¡¡ufff !! no se porque me metí en este lio, pero seguí mi intuición, cada paso era una dificultad pero una ilusión para Manolo y para Raúl mi niño pequeño, el mayor ya tenia 25 años y su vida mas o menos hecha, Raúl tenia 11 años y comenzó a descubrir que le gustaban mucho los animales, no se separaba de Manolo.


             Decidimos conseguir una compañera para Capitán, esta vez conseguimos una burra que trabajo en el cine, y venia muy mal peor que capitán, para ser una estrella de cine no la trataron nada bien. Llego desconfiada y arisca, muy delgada, estábamos preocupados el veterinario nos dijo que estaba preñada pero que no sabia de cuanto, la cuidamos y la mimamos es nuestra Reina.

                                                                                              smilesmilesmilesmilesmilesmile

          No nos faltaba de nada, estábamos en el momento mas alto de nuestra vida, y ese fin de semana.....seria en abril o mayo mas o menos, lo recuerdo porque estábamos en el jardín preparando una barbacoa mientras salábamos la carne hablábamos de lo  estupendo que seria tener a los animales en el campo de verdad, en un pueblo, así lo pensamos y así lo hicimos.

         Queríamos tener mejor calidad de vida, no estábamos dispuestos a esperar la jubilación queríamos tener nuestro negocio, y una vida de tranquilidad, pensamos mucho lo que queríamos hacer, bueno mucho no porque pienso que mi amore ya lo tenia en mente, decidimos que debíamos comprar cabras y montar una quesería artesana, hacer el mejor queso del mundo y tener las mejores cabras. Nos pusimos manos a la obra comenzamos a asesorarnos y hacer cursos, nos informamos bien de lo que queríamos, al menos eso es lo que pienso que hicimos lo correcto no queríamos dejar pasar nada por alto, queríamos cabras autóctonas de la zona donde fuésemos y una quesería totalmente artesanal.

        Bueno lo primero que hicimos fue hablar con nuestros hijos Raúl de 11 años y Daniel de 25  y con Nuria la novia de Dani que ya forma parte de la familia esto fue lo mas duro ya que nosotros no cederíamos a nuestro futuro y muy a mi pesar Dani se quedo en Madrid, el comprendió que yo quería otro tipo de vida, y yo debía de romper  el cordón  y darle su libertad, aunque el hilo rojo de la vida lo seguimos manteniendo. Raúl estaba encantado con la nueva aventura, el siguiente paso fue pedir vacaciones en el trabajo, y dedicarnos a buscar un pueblo, la búsqueda por nuestra cuenta fue un fracaso por lo que me puse en contacto con un grupo de face de pueblos despoblados que lleva Javier,  un veterinario preocupado por la despoblación, el caso es que le conté lo que queríamos hacer y nos ayudo desde el principio, pensé que seria mas fácil, pero hay pueblos que no están dispuestos a recibir gente emprendedora o que quiera meter un rebaño de cabras en su pueblo, es mas complicado de lo que parece. Cuando pensamos que ya teníamos  todo preparado, tuvimos que reanudar la búsqueda porque hay pueblos que aun son gobernados por caciques que prefieren dejar que su pueblo caiga en el olvido  antes de admitir a nuevos pobladores. Siempre escuche que era fácil cambiar de la ciudad al pueblo pero no es así. Nosotros íbamos con un proyecto y nuestros ahorros para invertir pero aun así  hubo pueblos que nos rechazaron, no diré nombres por no ofender, pero en uno de ellos nos dijeron que no querían cabras porque daban mala visión a los turistas que llegaban al pueblo a descansar, he de decir que en ese pueblo solo quedaba una niña y no querían repoblar eso fue lo que yo entendí. En otro pueblito el alcalde estaba desaparecido y no estaba interesado en complicarse la vida. En el siguiente no nos dejaron ni hablar no querían acoger a mas familias que chupasen de ellos, así me hablo el alcalde no nos dio la oportunidad de  explicarnos.

          Por mediación de Javier, de la asociación de pueblos despoblado se puso en contacto con nosotros Marta Corella alcaldesa de Orea un pueblo de Guadalajara a tres horas de Madrid, nos invitó a visitar su pueblo, le dije que no, y así por tres veces, un sábado fuimos a conocer Orea y había muchas cuestas, no me gustaba el pueblo, pero a mi amore y a Raúl si. El caso es que cuando ya teníamos todo preparado para ir a un pueblo de cuenca, por problemas políticos dentro del ayuntamiento tuvimos que llamar a Marta a la carrera y en un solo día ya teníamos casa, las cosas que se hacen con prisa no salen bien pero en este caso gracias a Marta no nos quedamos en la calle porque nosotros ya nos despedimos del trabajo y dejamos la casa en Madrid, en fin ...

                                                                                            smilesmilesmilesmilesmilesmile

        La casa donde nos instalamos es la antigua casa del medico, es un piso que no esta nada mal, pero con las prisas olvidamos que lo que queríamos era una casa a pie de calle. Bueno ahora tocaba encontrar una nave, Después de mirar unas pocas que por h o por b, o estaban apunto de caer o nos las ponían demasiado caras para no alquilarlas, encontramos una cerca del campo con un precio muy asequible que es de Julia una mujer que no dudo en ayudarnos, ya teníamos el primer paso para poder comprar el rebaño y darnos de alta como ganaderos, pero antes teníamos que traer de Madrid a nuestros animales, algo que nos parecía fácil ya que solo tendríamos que contratar un trasporte especial para ellos. Para poder traer a los burros, tuvimos que comprar un caballo para poder tener un código de explotación de origen, compramos al Divo un caballo precioso y muy noble, en fin tuvimos que hacer muchos tramites en Madrid para legalizar a los burros, pensamos que teniendo el chip y su cartilla ya era suficiente, pero no era así teníamos que sacarles un pasaporte para poder hacerles las guías; lo conseguimos los burros llegaron a Orea gracias a la explotación en destino de Joaquín que sin conocernos nos ayudo, todo esto que cuento esta resumido muyyy resumido. La pena que tuvimos fue que no pudimos traer a Carmen Felipe y Nuria por temas sanitarios de ganadería por lo tanto les busque un nuevo hogar en el campo en casa de una amiga en Morata de Tajuña. las cosas nunca salen como uno quiere.

      Nos instalamos definitivamente en Orea el día 1 de noviembre de 2018 llegamos con muchas ganas de hacer cosas y con mucha ilusión de pertenecer al pueblo de Orea conocimos gente maravillosa vecinos dispuestos a ayudarnos en todo momento, teníamos ganas de emprender de abrir la quesería y construir una cadena de buenas cosas, llegamos sin saber como funcionaria nuestro proyecto, con todos nuestros ahorros listos para ser invertidos, comenzamos comprando las cabras unas 50 celtibéricas, parecíamos unos críos con un juguete nuevo nos informamos de como manejar y cuidar el ganado, manolo hizo el curso de pastoreo, nuestras cabras estaban en extensivo. Gracias a la ayuda del Changa un vecino que se convirtió en amigo, un hombre sabio en lo que se refiere a los animales, una persona que yo admiro por su sabiduría, es maestro de primaria y maestro en el campo.

    Comenzamos a comprar las maquinas de la quesería, mientras llegaban pintamos el suelo y la pared del obrador según la normativa a todo esto pedimos información en la OCA de Molina de Aragón hablamos con el personal experto y responsable del tema sanidad, en ningún momento creyeron en nuestro proyecto ya que no ven viable montar una quesería a pequeña escala, dan por hecho las cosas y aun así ellos me pidieron únicamente una memoria del proyecto, en ningún momento me dieron información de las normativas, las estudie yo en el BOE, ese fue un error, pensaron que yo jugaba a las casitas. Yo seguí con mi idea y una vez que tuve la quesería montada me dieron el visto bueno para trabajar dándome incluso la letra Q que es para el transporte de leche, no quiero entrar en muchos detalles por no aburrir con temas burocráticos, además cada uno sabe lo que hace en su trabajo. todo comenzó a funcionar muy bien el queso que hacia era bueno y comencé a hacer mas cosas como cuajadas queso con boletus o pimentados. Lo cierto es que lo pase muy bien en esa etapa, trabajaba duro ordeñaba las cabras a mano, aprendí a base de practicar y me gusta, me gusta trabajar la leche elaborar queso, todo empezaba a funcionar como yo quería, si seguíamos así pronto conseguiríamos vivir de nuestro trabajo.

                                                                                         smilesmilesmilesmilesmilesmile  

      Todo iba sobre ruedas, Raúl nos ayudaba en la nave, yo elaboraba los quesos y los vendía, me sentía muy orgullosa de ser ganadera y tener por fin algo en lo que trabajar, pero la cosa comenzó a torcerse, las cabras ya no daban leche nos costaba mucho conseguir los 5 litros mas o menos que son necesarios para elaborar un buen queso nos dimos cuenta que las cabras algunas se quedaron parapléjicas, otras se arrinconaban en la nave hasta que morían, nos vendieron un rebaño de cabras viejas, resumiendo con el dinero que sacamos de la venta al matadero de todo el rebaño y un poco mas, compramos un nuevo rebaño esta vez compramos mas de cien eran Murciana-Granadina.

          No se como contar esto pero las cabras las compramos en enero y en marzo nos hicieron un saneamiento, dieron positivas en tuberculosis 55 cabras por lo tanto fueron todas al matadero, lo gracioso es que en matadero solo 2 dieron positivas, fue nuestra ruina total, no sabíamos que hacer fue como si nuestros sueños se hundiesen en un lago de mierda. 

    Las administraciones, nos culparon de todo, ya que según ellos como ganaderos debíamos de haber sabido el tema de las guías, es posible que yo fuese la culpable por no saber, pero ellos me podían haber explicado algunas cosas dieron por hecho que yo lo sabia todo, sabían de sobra que cuando se hace una guía en origen que es el lugar de donde salen los animales, si hay vacas en el lugar de destino están obligados a hacer el saneamiento antes de que salgan los animales, si eso yo lo hubiera sabido  las cosas serian diferentes, las guías son para asegurar que los animales están en condiciones, además de saber la cantidad de animales que se mueven de un lugar a otro para tener un control, pero en este caso no hubo control y el que pierde es el ganadero porque ellos se lavan las manos, en fin es una tragedia, no hay por donde cojer mi caso ya que encima de la pena que ya teníamos, me precintan la quesería con 200 kilos de queso listo para el consumo ya que a los 60 días de curación no hay riesgo. pasaban los días y las semanas y los quesos se pudrían como nosotros.

   Yo no quería seguir así, habíamos perdido los ahorros y el piso de colmenar por un sueño, pero eran mayoría Raúl y Manolo están tan enamorados del pueblo que era imposible hablar de irnos yo respeto su decisión ellos son felices y eso es lo que me importa.  Gracias a los vecinos del pueblo que nos acogieron y nos dieron trabajo, yo comencé a trabajar en el Portón en el Hotel y Manolo con Saúl en una empresa de construcción, esperábamos recuperarnos y comenzar de nuevo, ya no seria lo mismo.

    Los quesos seguían pudriéndose y por fin gracias a la alcaldesa Marta Corella y al ayuntamiento, que consiguieron que nos dejaran enterrar los quesos (ni que fueran radioactivos,) con mucha pena los enterramos con la ayuda de Eduardo amigo de Manolo. Me sentí inútil hablaba con la oca, con Guadalajara, con ganadería y no conseguí nada, tubo que intervenir la Alcaldesa para poder avanzar.

      Al año siguiente decidimos comenzar de nuevo, con la indemnización de la matanza, pagamos algunas deudas, y comenzamos a buscar otro rebaño, casi imposible porque los ganaderos no quieren venderte 20 o 30 cabras al menos en castilla la mancha..... vale si, podéis pensar pues cómpralas en otro sitio, estábamos limitados la administración no nos dejaba comprar ganado fuera de castilla la mancha tenemos una mancha en el expediente, ahora nos miran todo con lupa, por mi lo hubiese mandado todo a la mierda, pero ellos se merecen su sueño y se están esforzando mucho para conseguirlo Manolo ahora trabaja de alguacil por la mañana y por la tarde cuida del ganado, porque conseguimos un ganado esta vez 200 cabras y ovejas era de Santiago un buen chico de Tordelpalo que no podía con todo el solo y nos dejo el ganado a muy buen precio, lo malo es que esta sujeto a una subvención y de momento no puedo quitarme animales... es muy largo de explicar, pero bueno el caso es que ahora tenemos mucho trabajo por delante, y queremos que el proyecto salga, rendirse ahora seria acabar con un sueño y eso no lo voy a consentir llegaremos hasta el final y  haremos el mejor queso de cabra de castilla la mancha.                                                            

                                                                                     smilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmilesmile   

 

                         Esta aventura aunque resumida es la historia de un sueño, de una ilusión de ganas de tener una mejor calidad de vida, es la historia de una familia que quiere vivir en el campo sin mas ganancia que la que da la vida.

      Quisimos emprender, y lo hicimos con tanta ilusión y tantas ganas que lo dimos todo y lo perdimos todo. 

  Nosotros teníamos una idea un proyecto, mucha información por nuestra parte, invertimos donde quisimos, montamos nuestra quesería, gracias al ayuntamiento de Orea, gracias a Marta Corella Alcaldesa, Gracias a Saul por su apoyo y por darle trabajo a Manolo, gracias a Antonio de la Chaparrilla que me dio trabajo unos meses de cocinera, gracias a Rodrigo y a su madre  por darme trabajo en el Portón, gracias a Vicenta por su aportación a Cruz a Elia y Alberto a Concha, gracias de corazón, gracias a Joan de Haro, gracias a flores por su generosidad, gracias a Joaquín e Irene del Hostal Alto Tajo por dejarnos su explotación, y a tanta gente que cree en nosotros, en general muchas gracias al pueblo de Orea por su ayuda Gracias muy especialmente al Changa que siempre esta cuando le necesitamos. 

 Aquí dejo este resumen de una aventura, si quieres saber mas o ver mas en el blog del inicio encontraras nuevas aventuras de nuestra historia.

                                                                                            smilesmilesmile